Follow by Email

viernes, 3 de junio de 2011

APROVECHAR LOS PEQUEÑOS PLACERES

Jamás OLVIDEMOS esos PEQUEÑOS PLACERES....
La felicidad está del lado de aquellos que saben aprovechar los pequeños placeres: un paseo en bicicleta, un concierto, una buena comida.
Ocupados con nuestra vida diaria, la mayoría de las veces nos olvidamos de nosotros mismos, de vivir todo un mundo de sensaciones que está al alcance de la mano. Todas las personas pretendemos ser felices, pero confundimos los medios para conseguirlo.
Si de la vida esperamos grandes acontecimientos a cada segundo, probablemente acabaremos frustrándonos ya que, por regla general, la vida nos ofrece cosas más sencillas que debemos identificar para sentirnos felices. El placer es libre e individual, cada cual tiene sus preferencias, pero se debe recordar que en todas las cosas de la vida se encuentra placer si se sabe saborear.
El consumismo es el primer enemigo del placer. Si basamos nuestra felicidad en conseguir cosas materiales, nuestra limitación económica pronto nos desanimara; lo que debemos hacer es una reflexión hacia nosotros mismos.
Quedar con un amigo simplemente para dialogar, un paseo por el campo cuando llega la primavera, una noche loca, una buena obra de teatro o una tarde de lectura son placeres que apenas cuestan algo y nos producen una gran satisfacción.
Claves para encontrar el placer
•Vivir el presente es fundamental para encontrar el placer. Pensar demasiado en el futuro o estar permanentemente anclado al pasado no nos deja disfrutar del ahora, lo único cierto que poseemos.
•Estar a gusto consigo mismo. Si te gustas a ti mismo, disfrutaras más de los placeres y esto a su vez te hará estar aún mejor. Es como un círculo que se cierra.
•Contagio pasional. No todos somos iguales. Hay personas con más capacidad para disfrutar de la vida, algo innato les hace sentir y saborear mejor las cosas. Junto a ellos seguramente conseguirás sentirte mejor.
•Una lista de placeres. Conviene pararnos a pensar que nos produce placer. Identificarlo nos hará encontrar esos instantes con más facilidad.
•Nuevas experiencias. Solemos estar anclados a lo que ya conocemos. Debemos arriesgarnos a nuevas experiencias, viajar, conocer gente nueva, ampliar nuestro círculo de amistades.
•Ser conscientes de que existimos. Muchas nos olvidamos de que estamos aquí. Somos y punto, es algo que viene dado por añadidura, imponiéndonos esa necesidad de estar todo el rato ocupados y cumpliendo metas que nos hemos marcado.
Podrían darse decenas de claves para aprender a vivir la vida con más intensidad, pero es imposible marcar verdades universales, cada persona debe encontrar lo que les satisface en cada momento.
Emilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario