Follow by Email

jueves, 2 de junio de 2011

GRACIAS

GRACIAS

  • A mis padres que me dieron la vida
  • A la vida que me ha dado la experiencia
  • Al pasado porque de él he aprendido
  • Al dolor y la enfermedad porque me han hecho fuerte
  • A mi madre por enseñarme a ser fuerte, a aceptar y sobreponerme al dolor. A los buenos ejemplos que me dio y también a los errores que ha cometido porque me enseñaron lo que no debo hacer
  • A mi padre por el amor incondicional que me profesó, porque supo jugar, porque alentó mi imaginación y el amor por la lectura, porque me enseñó a pedir y dar perdón, por el ejemplo que me dio con su honestidad. Porque supo transmitirme suficientes dosis de utopía para creer en una vida mejor y ponerme los “pies en la tierra” cuando mi Quijote interior se desmadraba.
  • A mi esposo por su amor. Por su falta de egoísmo. Por hacerme poner los pies en la tierra aunque fuera muy duro a veces. Su dureza me ha enseñado que lo importante es ser fuerte, pero no duro, porque la dureza, al final, causa sufrimiento, tanto al que la sufre como a quien la ejerce contra los demás.
  • A mis hijos por darme la felicidad de ser madre. Porque con ellos he comprendido la importancia de decir no, cuando es necesario, por el bien de ellos. Porque me dan alegría y ganas de vivir. Por responder a mi amor siendo buenas personas. Por hacerme sentir el amor más puro.
  • A mis nietos por hacerme recordar mi infancia y aprender de nuevo la inocencia y la sabiduría desaprendida.
  • A mis amigos y conocidos, con los que he aprendido que hay que saber diferenciar el polvo de la paja, y no hay que permitir entrar a nuestro jardín interior a cualquiera, pues lo pueden pisotear y destrozar.
  • A los que han sabido hacerme críticas, tanto constructivas como destructivas, porque de todas he aprendido, aunque me hayan causado dolor a veces.
  • A los desengaños que he sufrido porque me han hecho saber que no soy tan importante como creo y me han hecho ser más humilde
  • Al sol, la luz, las flores, el mar…. a la madre naturaleza, porque me transmite paz y serenidad.
  • A la historia y a los grandes pensadores, porque me han reafirmado en la creencia de que el “tesoro” está en nuestro interior desde siempre, independientemente de credos y religiones.
  • A la certeza de que existe la muerte, porque es lo que nos hace vivir con pasión.

Emilia Quirós






No hay comentarios:

Publicar un comentario